Leer las etiquetas para saber lo que consumimos

No te frustres con las etiquetas de los alimentos

Las etiquetas de los alimentos procesados son la clave para entender qué consumimos. Sin embargo, a menudo, nos enfrentamos a términos confusos y cantidades enigmáticas que dificultan nuestra toma de decisiones a la hora de comprar. Por eso, te dejo algunos puntos clave a los que debes prestar atención para tomar elecciones más saludables que contribuyan a una mejor calidad de vida.

  • Tamaño de la porción: el primer aspecto a considerar es el tamaño de la porción indicado en la etiqueta. Esto te ayudará a calcular correctamente la cantidad de nutrientes y calorías que estás consumiendo. Ten en cuenta que las porciones pueden variar según el producto, por lo que es importante comparar productos similares para tomar decisiones conscientes.
  • Información nutricional: la información nutricional es una parte esencial de las etiquetas de los alimentos. Aquí encontrarás la cantidad de calorías, grasas, carbohidratos, azúcares, proteínas y otros nutrientes presentes en el producto. Presta especial atención a la cantidad de grasas saturadas y trans, así como al contenido de azúcares añadidos. Trata de seleccionar opciones con menos grasas y azúcares para promover una dieta equilibrada.
  • Ingredientes: la lista de ingredientes es otra sección importante que debes leer. Los ingredientes están enumerados en orden descendente según su proporción en el producto. Si los primeros ingredientes son azúcares, grasas poco saludables o aditivos artificiales, esto puede indicar que el producto no es la mejor opción. Opta por alimentos con ingredientes naturales y reconocibles.
  • Alérgenos: si sufres de alguna alergia alimentaria, es fundamental revisar la lista de alérgenos en las etiquetas. Los alimentos que contengan ingredientes como trigo, maní, lactosa u otros alérgenos comunes deben indicarlo claramente para tu seguridad.
  • Etiquetas de reclamos saludables: si bien puede ser tentador dejarse llevar por etiquetas enérgicas que prometen ser “bajas en grasa” o “ricas en fibra”, es importante analizar más allá de estos reclamos. Asegúrate de entender el contexto y considerar la información nutricional completa antes de tomar una decisión sobre un producto.
  • Fecha de caducidad: no olvides revisar la fecha de caducidad en las etiquetas de los alimentos. Consumir alimentos caducados puede ser peligroso para tu salud. Siempre opta por productos dentro de su fecha de vencimiento y asegúrate de almacenarlos adecuadamente.

Recuerda, tomar decisiones informadas sobre los alimentos que consumes es vital para una alimentación saludable. Al leer y comprender las etiquetas de los alimentos, puedes tomar elecciones conscientes que promueven tu bienestar. ¡Hacer de la lectura de etiquetas un hábito te ayudará a lograr una vida más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol