Si tu meta es adelgazar, dificulto que la leche sea tu aliada en este proceso.

La leche, dulce bebida alta en azúcar

La leche contiene un tipo de azúcar llamado lactosa, componente que ha causado más de una discusión. Sin embargo, hoy quiero contarte la relación entre el azúcar presente en esta bebida y su posible contribución al aumento de peso.

Empezaremos recordando que el aumento de los niveles de azúcar en sangre ocurre cuando ingerimos alimentos altamente procesados. Lo mismo pasa con las bebidas que contienen azúcar en cualquiera de sus formas.

¿Qué hace la leche en mi organismo?

Por otra parte, la leche contiene lactosa, que no es otra cosa más que azúcar. Cuando la bebemos, se eleva la glucosa en nuestra sangre y obliga al páncreas a producir mayor cantidad de insulina. Esta insulina luego se encarga de llevar esa glucosa elevada a las células para ser usada como energía.

Sin embargo, como los niveles de insulina y glucosa son altos, se crean los depósitos de grasa en nuestro cuerpo. Así que, si tu meta es adelgazar, dificulto que la leche sea tu aliada en este proceso.

¿Qué pasa con los deslactosados?

Y tú me dirás “existe la leche deslactosada”, creyendo que el problema ha sido solucionado. Pero, lamentablemente no es así, porque la leche deslactosada no ha perdido su lactosa, la sigue teniendo. La industria de lácteos añade al lácteo una enzima llamada lactasa la cual permite que tu organismo tolere la lactosa. Pero el azúcar (lactosa) sigue estando allí presente y entra en tu organismo al consumir la leche. Por lo tanto, si estás en una dieta para adelgazar quizá debas replantearte optar por bebidas más saludables.

Leches aconsejables

Afortunadamente, hoy encontramos una amplia gama de variedades de bebidas que sustituyen el lácteo pero que aportan los mismos nutrientes. Así que cuando vayas al supermercado, selecciona la que no tenga azúcar añadida y que sea baja en carbohidratos. Esto último lo puedes consultar en la etiqueta del producto. Leches de almendra, soja y coco, suelen ser las que más se ajustan a estas recomendaciones. Solo es cuestión de fijarnos en las etiquetas y buscar una marca que cumpla con nuestros requerimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol