Un estilo de vida saludable favorece a un mayor bienestar

De qué trata el estilo de vida saludable

El Estilo de vida es la manera en que los humanos decidimos vivir. Involucra la higiene, la alimentación, con quienes socializamos, los lugares que recorremos, lo que pensamos, sentimos y hacemos. Sin lugar a dudas es lo que nos define. Y sin importar el lugar del planeta donde nos encontremos, la comida siempre gana protagonismo en nuestro estilo de vida. Ella juega un rol importante en el desarrollo y desenvolvimiento de nuestro cuerpo y las actividades que llevamos a cabo.

Alimentación para un estilo de vida sano

Por eso, la dieta que elijamos debe cumplir con los requerimientos mínimos para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Y para lograrlo debemos distinguir alimentación de nutrición, entendiendo por alimentación la ingesta de comida. Mientras que, el proceso químico que siguen estos alimentos en el organismo hasta que son digeridos, es la nutrición.

Es así como el intestino absorbe los nutrientes de los comestibles y los lleva a través del torrente sanguíneo a las células del cuerpo. Pero, si el ambiente del organismo es ácido en lugar de alcalino, el proceso de nutrición se ve afectado. Por lo que es necesario comer de todos los grupos alimentarios. Optando siempre por las carnes magras, los carbohidratos complejos y las grasas saludables. Lo más importante, es elegir una dieta que garantice una buena nutrición.

Las hormonas de la felicidad

La endorfina, la serotonina, la dopamina y la oxitocina son las cuatro hormonas clasificadas de la felicidad. Ellas nos producen alegría y tranquilidad, en otras palabras, nos equilibran emocionalmente. Para activarlas, podemos valernos de momentos placenteros como bailar, tomar el sol, cumplir objetivos, reírnos y el contacto físico.

En efecto, la comida es parte de los momentos placenteros y en añadidura, activa las hormonas de la felicidad. Pero qué pasa cuando no podemos controlar lo que consumimos y exageramos la ingesta de grasas y azúcares. Por ejemplo, cuando acudimos a fiestas y reuniones constantemente o no controlamos nuestros antojos. Es importante dejar de golpearse con el látigo de la culpa si cedemos a cualquiera de las situaciones anteriores. Mejor que esto, es tomar medidas y autocontrol sobre la situación.

En definitiva, permitirnos momentos de placer controlado está bien y es necesario para un buen estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol