Comida saludable

Cómo preparar comidas saludables para toda la semana

La planificación de comidas saludables para la semana puede ser una estrategia poderosa para mantener una alimentación equilibrada, ahorrar tiempo y dinero, y reducir el estrés diario. Por eso, hoy te entrego consejos prácticos y recetas deliciosas para ayudarte a planificar y preparar comidas saludables que satisfagan tus necesidades individuales y promuevan tu bienestar general.

Primero el inventario

Antes de empezar, revisa tu despensa, refrigerador y congelador para ver qué alimentos ya tienes a mano. No te aconsejo ir al supermercado teniendo hambre y mucho menos sin saber lo que tienes en casa; puedes cometer el error de comprar cosas que no vayas a ingerir o que realmente no necesites porque ya tienes y termines botando comida.

Comidas saludables

Luego planifica comidas saludales

Planifica tus comidas de acuerdo con tus horarios y preferencias, asegurándote de incluir una variedad de alimentos nutritivos como proteínas magras, granos enteros, verduras y frutas. De esta manera ya puedes hacer una lista de los ingredientes que si necesitarás. Además de sentirte más tranquila sabiendo con tiempo lo que cocinarás, ahorrarás en tu presupuesto al no comprar cosas innecesarias.

Prepara ingredientes básicos en Batch

Una vez que tengas tus ingredientes, dedica un tiempo a preparar ingredientes básicos en lotes grandes. Por ejemplo, puedes cocinar una gran cantidad de arroz integral, quinoa o frijoles, asar vegetales mixtos o preparar una salsa de tomate casera. Al tener estos ingredientes listos en la nevera, será más fácil armar comidas rápidas y saludables durante la semana.

Porciones en mente y contenedores en el congelador

Cuando prepares tus comidas, ten en cuenta las porciones y trata de no excederte. Utiliza contenedores aptos para congelador para almacenar las porciones adicionales y así tener comidas listas para futuras ocasiones. Etiqueta los contenedores con la fecha de preparación para mantener un seguimiento de la frescura y rotación de tus comidas congeladas.

Atrévete a experimentar otras comidas saludables

La comida también es una experiencia sensorial, por lo tanto, no te conformes con consumir siempre lo mismo; prueba nuevas recetas, adáptalas a tus preferencias y necesidades. Y si necesitas ahorrar tiempo, ten en tu nevera comidas precocidas o previamente preparadas como una olla grande de sopa o guiso que puedas congelar en porciones individuales.

Fíjate en los colores y nutrientes para verdaderas comidas saludables

Al planificar tus comidas, asegúrate de incluir una variedad de colores y nutrientes en tus platos. Por ejemplo, combina vegetales de diferentes colores como espinacas, zanahorias, pimientos y remolachas para obtener una variedad de vitaminas y antioxidantes. También intenta alternar entre diferentes fuentes de proteínas como pollo, pescado, tofu, legumbres y huevos para asegurarte de obtener todos los aminoácidos esenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol