Cuidar del hígado es cuestión de hábitos saludables

8 hábitos para cuidar y mantener el hígado sano

Tener un hígado sano es importante para vivir bien y prolongadamente. Básicamente porque este órgano realiza funciones vitales en nuestro organismo, como desintoxicar, producir bilis, almacenar los nutrientes, entre otros. Si quieres saber cómo cuidarlo, te dejo 8 hábitos que debes adquirir para lograrlo.

Lo que favorece al hígado

  • Alimentación balanceada: sigue una dieta equilibrada que incluya alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. También evita el consumo excesivo de alimentos procesados, las grasas saturadas y los azúcares refinados. Además, es importante mantenerse bien hidratado.
  • Mantén un peso saludable: el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para enfermedades como el hígado graso no alcohólico. Por eso, te recomiendo hacer una dieta adecuada y ejercicio regular.

Lo que afecta al hígado

  • El consumo de alcohol: es uno de los principales factores que afectan la salud del hígado. Así que, limitar su consumo o evítarlo por completo es lo mejor que puedes hacer.
  • El uso de drogas ilegales: el consumo de drogas puede tener efectos devastadores sobre este órgano. Es por ello, que evitar su uso y buscar ayuda si necesitas apoyo para superar adicciones es fundamental.
  • Abuso de medicamentos: algunos medicamentos pueden tener efectos negativos en el hígado si se toman en dosis altas o durante períodos prolongados. Por esta razón siempre sigue las indicaciones médicas y no abuses de los analgésicos o medicamentos sin receta.

Cuidados hepáticos

  • Realizar ejercicio regularmente: la actividad física regular ayuda a mantener la salud general del cuerpo. Por eso, participa en actividades que te gusten, como caminar, correr, nadar o practicar deportes. También recuerda consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier rutina de ejercicio.
  • Vacunarse contra las enfermedades hepáticas: asegúrate de tener las vacunas adecuadas para prevenir infecciones virales del hígado, como la hepatitis A y B.
  • Realizar chequeos médicos regulares: programa visitas periódicas al médico para evaluar la salud de tu hígado y realizar pruebas si es necesario. Si tienes antecedentes familiares de enfermedad hepática, es especialmente importante mantener una comunicación abierta con tu médico.

Y recuerda que estos consejos son generales y pueden variar dependiendo de tu situación de salud individual. Siempre es mejor buscar el consejo de un profesional de la salud para obtener recomendaciones personalizadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol